EXTRAORDINARIO

03.11.2017

¿Cuántas veces dejamos que las obligaciones puedan con nosotros? Quizás casi todos los días. Pasamos demasiadas horas en el trabajo y las pocas horas libres que conseguimos arañar las dedicamos a otras responsabilidades o llegamos tan cansados a casa que lo único que nos apetece hacer es ponernos una copa de vino y ver cualquier cosa en la tv o mirar cualquier tontería en internet. ¡Ni siquiera me quiero imaginar cómo os apañáis los que tenéis hijos!

Y es curioso como a pesar de salir agotada de trabajar muchos días, cuando salgo de la oficina y cojo un taxi para acudir a una cita siento como un chute de energía. Desconectar completamente del entorno diario de vez en cuando me proporciona esa sensación de libertad que todos necesitamos. Conocer a alguien nuevo, disfrutar de una cita en un entorno distinto al habitual, dejarme llevar y disfrutar sin complejos... incluso esos pequeños nervios y mariposas en el estómago que siento antes de cada cita son la manera en que mi cuerpo me dice que está saliendo de la rutina.

Supongo que en ese aspecto a vosotros os pasa lo mismo. Vuestro día a día, vuestras obligaciones, muchas horas en el trabajo y esa cita conmigo es el escape de lo ordinario. Una cena o una copa en la habitación tranquilos, charlando con alguien a quién acabáis de conocer, sin problemas de por medio, solo buenas vibraciones. Una conversación distendida y agradable. Disfrutar de la intimidad con otra persona, dejarse llevar, relajarse y volver al día a día renovado. Seguramente nuestras motivaciones son muy parecidas.

No podemos escapar de lo cotidiano, por muy novedoso que sea algo si lo hacemos a diario se convierte en cotidiano, es inevitable. Tampoco hay nada de malo en la rutina, la rutina forma parte de la que somos y además la necesitamos para sentir estabilidad, por eso me he dado cuenta de que el truco está en disfrutar de lo cotidiano pero manteniendo algunos escapes del día a día. Que esos escapes son los que nos ayudan a disfrutar más de la vida diaria, a renovar energía, y que sin ellos, la vida sería mucho más aburrida.

Así que, disfrutemos junto de lo extraordinario ;)