PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO

03.01.2018

Empieza ese periodo del año en el que todos estamos cargados de buenos propósitos y proyectos que llevar a cabo durante este nuevo año que comienza. Por suerte, con los años, he aprendido a no ser demasiado exigente conmigo misma en ese aspecto y a no mortificarme si al final del año no ha tachado todo lo que estaba en la lista. He aprendido que los proyectos pueden transformarse o dejarse a un lado por otros nuevos y lo más importante, he aprendido a que hay cosas que no puedo cambiar y que son justo esas cosas las que me hacen como soy. Esas cosas que no podemos cambiar de nosotros mismos son las que nos hacen únicos y está bien aceptar nuestros defectos y aceptarnos a nosotros mismos.

¿Por qué malgastar tiempo y energías en cambiarnos? En un mundo en el que todo nuestro entorno nos dice como tenemos que ser, lo rompedor es ser diferente, es gustarnos tal y como somos, aceptarnos tal y como somos sabiendo que no somos perfectos y que podríamos ser mucho más eficientes, mucho más productivos, mucho "mejores" si cambiáramos ciertas cosas de nuestra personalidad. Entre mis propósitos de año nuevo todos los años está "organizar mejor mi tiempo". Siempre tengo la sensación de que no organizo bien mi tiempo y que podría exprimirme mucho más si lo organizara mejor. En mi biblioteca hay libros con títulos como "los 7 hábitos de las personas altamente eficientes", "¿cómo ser más eficiente?", "organiza tu tiempo y ganas horas al día", etc. etc. Ninguno ha servido de nada, y lo peor es que los analizo y todos nos empujan a buscar la máxima eficiencia y a sacar el máximo de nosotros mismos.

Obviamente está bien que queramos ser la mejor versión de nosotros mismos pero, ¿quién marca cuál es nuestra mejor versión? El mundo que nos rodea nos dice como debemos vestir para resultar más atractivos, la forma en la que debemos triunfar laboralmente, qué aparatos electrónicos debemos usar, las aplicaciones que debemos tener en nuestro móvil, qué bebidas debemos consumir, qué alimentos debemos tomar, cómo debemos decorar nuestras casas... Artículos en revistas con títulos como: "cómo ser un hombre exitoso" o "cómo ser una superwoman" da igual a quién se dirijan, hombres o mujeres, el caso es que nos pretender marcar qué es el éxito y nos lo marcan para todos igual.

Una de las cosas que he aprendido este 2017 y de las que más orgullosa me siento, es que el éxito no es algo predefinido. El éxito no es lo mismo para todo el mundo ni debe serlo. El éxito es algo subjetivo y es importante que cada uno definamos qué es el éxito para nosotros y que no dejemos que la sociedad nos lo imponga. Así que, este año, me he fijado propósitos que no traten de cambiarme a mi misma y que estén orientados al éxito según mi propia definición del mismo.

Feliz año a todos y mis mejores deseos para este 2018. Espero que todos cumpláis con vuestros propósitos y metas este año.

Mil besos

Alejandra ;)