EL DESEO

11.07.2017

Me vais a perdonar si me pongo un poco reflexiva hoy pero llevo un par de días dándole vueltas a un tema. ¿Cómo funciona el deseo?

Curiosa que soy, ya lo sabéis, y siempre a la búsqueda de respuestas a mis preguntas, me he lanzado a la red en busca de ellas pero lo único que he encontrado han sido artículos malos de revistas femeninas hablando del deseo sexual en la pareja y de como recuperarlo. Personalmente me parece algo difícil de recuperar, pero aún así, no era eso lo que estaba buscando.

Me interesaba una respuesta más psicológica. Por qué se genera el deseo, por qué nos sentimos atraídos por una persona en concreto y no por otra. Como he dicho, no he encontrado respuestas pero supongo que debe ser algo más psicológico que físico, o mejor dicho, lo psicológico da la chispa para prender la llama de lo físico. Todos sabemos que el deseo genera ciertas reacciones física en nuestro cuerpo pero antes de que eso pase debe haber un detonante.

No me estoy refiriendo al deseo que todos sentimos ante una situación excitante sexualmente, no, me refiero al deseo previo a eso, a ese momento en el que te das cuenta de que "inexplicablemente" te estás imaginando siendo besada, tocada, acariciada... (en masculino para los caballeros) por una persona con la que no tienes una relación de ningún tipo, ni se ha dado ninguna situación para que tu mente vuele de esa manera.

Me trataré de explicar mejor con un ejemplo, ejemplo ficticio, lo aclaro para que no os penséis que es autobiográfico, aunque podría serlo perfectamente.

"Una persona en el trabajo con la que no tienes ningún tipo de relación laboral, trabajáis en la misma empresa pero hasta ahí. La ves pasar por la oficina, quizás os habéis cruzado un par de palabras cogiendo un café y ¡pum! un día te das cuenta de que estás fantaseando con ella. De que no sabes por qué esa persona tiene algo que te atrae sobremanera. Te atrae esa en concreto y no otra, puede que hayan tratado de ligar contigo personas atractivas a las que no has prestado la menor atención pero esa, esa, consigue despertar algo en ti."

Pues bien, ese es el tipo de deseo al que le he estado dando vueltas. ¿No os ha pasado alguna vez? ¿No os habéis sentido alguna vez tremendamente atraídos por alguien y no sabéis muy bien porqué? Y algunos avanzados me dirán: "¡es química! pura reacción química. Un cóctel de hormonas que reacciona" pero, imaginemos lo siguiente. En lugar de ser un compañero de trabajo que pasa frente a ti en la oficina, es el vecino de enfrente al que ves por la ventana (también es ficticio jaja) y con el que nunca te has cruzado. ¿Se podría dar una reacción química en ese caso? Yo no tengo ni idea de química, no lo sé, así que si algún químico está leyendo esto es más que bien recibida su opinión.

Si lo pienso me doy cuenta de que llego al mismo punto en el que te preguntas: "¿qué fue primero, el huevo o la gallina?" ya que podría pensar que es psicológico, fantaseas y como fantaseas te sientes atraído por esa persona, pero ¿qué detona el factor psicológico para que comiences a fantasear con alguien? ¿algo físico? ¿pero cómo se puede dar algo físico sin una relación física? y entro en bucle.

Así que, así me tenéis hoy. Dándole vueltas y tratando de entender los "mecanismos" que ponen en marcha esa reacción en nosotros. Románticamente, y sabéis que soy una romántica, es mejor no pensarlo demasiado, pero también sabéis que soy "doña por qués" y necesito entenderlo todo. Y como ya os he soltado el rollo, creo que lo mejor que puedo hacer es prepararme un baño, poner un poco de música y dejar de pensar en algo, que al menos hoy, no voy a averiguar.