EN VUESTRA PIEL

01.04.2017

El tiempo nos hace olvidar las dudas que todos hemos podido tener en algún momento y siempre viene bien recordarlas y ponerse en la piel del otro. 

Después de una semana de locura en el trabajo habiendo trabajado 12 y 13 horas diarias, por fin llega el fin de semana y después de aprovechar el sábado para ponerme al día con varios temas ha llegado el momento de relajarme, y ahora, después de un baño caliente con sales, me siento con una copa de vino a escribir.

No me suelo poner en vuestra piel, en lo que pensáis vosotros cuando me llamáis o antes de llamarme. En las dudas que podéis tener y esas cosas. Quizás al principio lo tuviera más presente ya que yo podía compartir algunas de esas dudas pero con el tiempo todas mis dudas han desaparecido y me siento segura, cómoda y a gusto.

Ayer, tomando café y tartas con unas amigas en una tetería, pude ver muy de cerca como os podías sentir algunos de vosotros a la hora de plantearos llamarme, a mi u a otra escort.

Una de mis amigas planteó el tema (seriamente) de contratar a un escort masculino, yo la animé e inmediatamente en el buscador de mi iPhone me puse a buscar páginas de escorts masculinos. Me resultó muy curioso ver como mis amigas empezaban a sacarle jugo al tema y empezaban a hacerse preguntas: "¿pero dónde se queda con un escort?" "¿y qué le dices cuando llamas?" "¿y si no te gusta cuándo le ves?" y así varias preguntas que entre risas y medio en broma medio en serio yo trataba de responder. "Pues yo actuaría con normalidad, como si fuera una cita normal con un hombre" "lo mejor para quedar sería un hotel, algo neutral para los dos" etc.

A una de ellas le parecía frío quedar para ir "directamente al grano" y ahí estaba yo con la solución: "lo ideal sería quedar primero para cenar, romper el hielo y luego pasar a otros menesteres". Pero seguían sin verlo claro, "¿y de qué hablas en la cena? ¿de cómo te gusta que te lo hagan?"

Me resultó curioso darme cuenta de que a mí no se me presentaban dudas respecto a como actuar o a como sería una cita con un escort, obviamente porque sé como son las citas conmigo y supongo que si yo fuera la cliente sería muy parecido. Pero al ver las dudas y preguntas que se hacían mis amigas me hizo pensar en vosotros, en las dudas que os pueden surgir si nunca habéis quedado antes con una escort. 

Lo mejor es actuar con naturalidad, quitarle hierro al asunto y dejarse llevar. También es cierto que si os decidís a llamar a una escort tenéis que tener claro que queréis quedar con ella ya que si llamáis sólo para hacer un sin fin de preguntas pasaréis a la "lista negra" de timewasters. 

Esa conversación también me ha servido para ser más comprensiva, que yo este segura no quiere decir que todos vosotros también tengáis que estarlo y procuraré ponerme en vuestra piel más a menudo.

MIl besos

Alejandra ;)